Desde el día 30 de agosto tenemos disponible la versión 3.1 de Rails. Es una revisión mayor, que trae algunas nuevas funcionalidades respecto a Rails 3.0.

Pese a no ser ningún experto en este framework, os comento algunas de estas funcionalidades y lo que me han parecido.

Las tres principales novedades son el Assets Pipeline, el streaming de HTTP y la tercera, pero no por ello menos importante, es que a partir de ahora jQuery será el framework de JavaScript por defecto.

El Assets Pipeline es una funcionalidad ampliamente solicitada por algunos desarrolladores. A partir de ahora podremos utilizar SASS para el código CSS y CoffeeScript para el código JavaScript. SASS nos permite tener un código CSS mucho más claro, pudiendo utilizar variables, anidado de objetos, etc. Igualmente ocurre con CoffeScript, que nos permite utilizar código JavaScript de una forma mucho más cómoda, y sin perder ninguna de sus ventajas.

En cuanto al streaming de HTTP, es una nueva funcionalidad que podremos utilizar dependiendo del servidor de aplicaciones que utilicemos, pero que está disponible en servidores tan utilizados como ngingx. El streaming de HTTP consiste en que el navegador puede comenzar a descargarse las hojas de estilos y el código JavaScript mientras el servidor todavía está generando la respuesta, lo que hace que las páginas carguen de forma mucho más rápida.

Respecto a la última novedad poco se puede decir, jQuery es un framework de sobra conocido por los desarrolladores web desde hace tiempo, con multitud de plugins disponibles y con ejemplos y documentación por toda la red. De todas maneras para los que estén acostumbrados a Prototype, se podrá volver a utilizar este framework sin ningún problema.

Personalmente llevo utilizando esta versión de Rails desde que apareció la primera Release Candidate. De las novedades que he comentado las que a mi más me han gustado son, primero la inclusión de jQuery por defecto, ya que es el framework JavaScript con el que me siento más a gusto y pese a que antes se podía utilizar haciendo algunas modificaciones, siempre es más cómodo que esté todo preparado para usarlo.

La segunda cosa que me ha llamado más la atención es el Assets Pipeline. Inicialmente es una funcionalidad que veía con cierto escepticismo, ya que no le veía mucho sentido añadir más código intermedio para después generar más código. Pero una vez te pones a usarlo, sobretodo (para mi) en el caso de CSS, es extremadamente cómodo. El poder anidar los estilos unos dentro de otros, el poder usar variables... Creo que es desde luego un gran acierto. En el caso de JavaScript no me ha resultado tan cómodo, puede ser porque me haya rendido un poco pronto, pero aun así seguro que con el tiempo también será una funcionalidad sin la que no podremos vivir.

¡Y eso es todo! ¡Ale, a actualizar vuestras aplicaciones!

Tags: Rails

Publicado por Rubén el 20/01/2013 a las 16:40



Publicar comentario: